lunes, 12 de enero de 2015

Los ‘niños-canguro’ de Dakar





La niña Mbéne, senegalesa, nació prematura y salió adelante gracias al método canguro. Es inteligente y cariñosa, aunque tiene ciertas dificultades con el habla



Aïssatou Ndiaye, con su hija Mbéne, que nació prematura y salió adelante gracias al método canguro, por el que los niños permanecen pecho con pecho con sus madres cuando son bebés. / ISABEL MUÑOZ
Recomendar en Facebook84
Twittear21
Enviar a LinkedIn4


Enviar a TuentiEnviar a EskupEnviarImprimirGuardar


En el aeropuerto disparan con una pistola a la frente de todo el que llega. En las paredes se leen avisos tajantes para no tocarse. Un gran cartel advierte del peligro de comer murciélagos. Regresamos a Dakar el pasado septiembre, en plena paranoia del ébola. Han transcurrido cinco años de aquella primera vez, en la que acudimos, ilusionados, a comprobar la eficacia del método canguro –contacto permanente del cuerpo del bebé con el del padre o la madre, pecho con pecho–, importado desde Colombia para sacar adelante a niños prematuros en lugares donde aún es un esfuerzo que no está a su alcance –o en las prioridades de sus gobernantes– disponer de suficientes incubadoras en los hospitales. Según el Estado mundial de la infancia 2014 de Unicef, en este país de 13,7 millones de habitantes, casi un 20% de los niños nacen con poco peso.

Volvemos para quedar con Aïssatou Ndiaye y su hijita Mbéne. Cuando la vimos en 2009, con 34 días, pesaba solo 1,350 kilos. En el avión, junto a Isabel Muñoz y su ayudante, David, y Diana, que viaja con nosotros representando a Unicef, la pregunta es: ¿qué habrá sido de aquella mujer tan guapa de luminosa sonrisa y aquella niñita tan diminuta? ¿Qué habrá sido de su familia y su paupérrima casa?

Han cambiado muchas cosas en estos cinco años. Dakar ha ganado importantes infraestructuras, pero sigue habiendo muchísima gente en el abismo de lo mínimo para vivir. Y el ébola está trastocando la confianza en la manera de viajar en ese país tan alegre y colorista, desde que bajamos del avión y nos asaltan esas pistolas-termómetro que lanzan rayos láser a la frente para comprobar si algún viajero llega con fiebre, y después por toda la ciudad nos persiguen carteles pidiendo que la gente no se toque ni coma carne de mono o de murciélago como principales medidas para evitar la propagación de la epidemia, aunque en Senegal en esas fechas solo había un caso, e importado.


Aïssatou Ndiaye y su hija Mbéne, hace cinco años. / ISABEL MUÑOZ

Llegamos a casa de Aïssatou en el suburbio de Guediawaye –calles de barro, casas todas a medio hacer o medio caer, nunca se sabe bien– justo en el momento en que el cielo descarga un gran aguacero. Y Aïssatou y su marido nos besan, nos dan la mano, nos abrazan, felices del reencuentro cinco años después. Reciben en casa de la vecina, en un gran salón con un enorme televisor; nos sentamos en el suelo, sobre colchonetas. Y ella, de 29 años, y su marido, Cheikh Tidiana Niang, de 40, albañil, cuentan: que Mbéne salió adelante gracias al método canguro, que está bien y es inteligente y cariñosa, aunque tiene ciertas dificultades con el habla; que después tuvieron otro niño, un bebé que cuenta ahora un año; que son una familia feliz con cuatro hijos, más otro niño de ocho años de un familiar que quedó huérfano y al que han acogido, más la abuela, la madre del marido; y que como su casa es pequeña, han llegado a una especie de pacto de convivencia, muy a la africana, con la vecina, que es una señora mayor que vive con su hijo de 50 años, que los niños les dan alegría y ella les aporta la comodidad de un salón más amplio. Los conceptos africanos de familia, edad, relaciones, tiempo, felicidad, vecindario son menos formales, menos formateados.

Le preguntamos a Aïssatou cómo les ha ido en estos cinco años a ella y a su hija. Nos explica en wólof: “Lo peor, la crisis asmática que sufrió de pequeña y los problemas para hablar, pero su padre le hace canciones con las palabras y eso le ayuda a mejorar. Eso ha sido lo mejor, ver a Mbéne recuperarse”. ¿Y vuestros planes, vuestras ilusiones para los próximos cinco años? “Aunque mi marido trabaja mucho, su empleo no es estable; me gustaría encontrar algo para mí, para contribuir a la familia; no he ido a la escuela, pero podría trabajar bien en algún comercio”.

Además de Aïssatou, volvemos a visitar al doctor Ousmane Ndiaye, jefe del servicio de pediatría del centro Abass Ndao, que decidió aplicar hace 16 años el método canguro en Dakar. Nos decía en 2009: “Los progenitores les dan calor, energía, afecto, y está comprobado que los niños crecen más sanos y psicológicamente más equilibrados… Y sin gasto alguno”. “En el proyecto piloto que realizamos tras mi regreso de Colombia, de los 112 niños a los que aplicamos este sistema entre 1998 y 2005, solo uno murió”. Cinco años después, ¿cómo van los datos? Asegura el profesor, que la pasada primavera fue nombrado presidente del Grupo de Trabajo para la Salud Materno-Infantil de la OMS en África, que el 90% de los bebés sobreviven, y son varios cientos los que cada año siguen este método en su hospital, pues lo recomiendan a todos los que llegan a este mundo con menos de 2,5 kilos. Ante los buenos resultados, Ousmane Ndiaye ha asesorado para la extensión del método a países como Ruanda, Níger y Togo. Da otro dato muy esperanzador, con el que nos quedamos para este retorno a Dakar: en el último lustro, la mortalidad infantil ha descendido de los 35 a los 29 por cada mil nacimientos.



Información obtenida de AQUÍ

jueves, 26 de junio de 2014

El Dorado llama desde Senegal


   




El documental 'Akiyaya' busca borrar la mirada paternalista de Europa hacia África



Fotograma del documental 'Akiyaya'. Pincha sobre él para ver el trailer / CAD PRODUCTIONS
Recomendar en Facebook


Cada año, miles de africanos emprenden una peligrosa travesía con un destino grabado a fuego en sus mentes: Europa. Surcan el mar en precarias embarcaciones, escalan vallas cuajadas de cuchillas o se encogen en asfixiantes recovecos de los vehículos que cruzan la frontera entre Marruecos y España en busca de una vida mejor. Algunos pierden la vida por el camino, y quienes consiguen alcanzar su particular Dorado se topan con una realidad inesperada: que no es la tierra de oportunidades que esperaban encontrar.

Acabar con los estereotipos y promover un cambio de mentalidad en Europa y África es la misión de Akiyaya, historias africanas de emprendedores y soñadores, un documental de  Productions, productora especializada en documentales sobre desarrollo humano y sostenible. La cinta demuestra que un africano no tiene que exiliarse para triunfar en la vida y que un europeo no debería ser paternalista por sus vecinos del sur. La película, de 55 minutos, recoge las historias de seis jóvenes que persiguen sus objetivos desde Senegal, su país. "Los africanos son una gente creativa, empoderada y que trabaja de una manera muy innovadora", asegura el director, Fernando Casado. "Nos fijamos mucho en varios senegaleses que tuvieron la oportunidad de venir a Europa pero prefirieron no hacerlo porque tenían más oportunidades en su país".

Mediante una serie de entrevistas realizadas en Barcelona y en varias ciudades de Senegal, Casado y su equipo demuestran que no importa el lugar donde uno vive, sino tener un sueño y creer en él. "Este trabajo debe servir de inspiración para que los africanos vean que en su país es posible tener éxito", indica Paula García Serna, asesora de contenidos del documental. Un ejemplo de libro es el de Cherif Basse, que vendía jabones en la calle y hoy dirige una empresa de productos de limpieza con 300 trabajadores. "Si yo puedo hacerlo, tú puedes hacerlo", afirma ante la cámara. Basse bromea con lo que un africano necesita para trabajar con él: Un PHD (siglas en inglés para referirse a un título de Doctorado) que no es lo que parece. "Se refería a P de pobre, H de hambre y D de determinado", describe Casado.



Los africanos son una gente creativa, empoderada y que trabaja de una manera muy innovadora

Fernando Casado, director

"Los occidentales han trabajado su tierra y han tenido éxito. Nosotros debemos tener el coraje de no esperar nada de nuestros Estados, tenemos que crear", proclama Cheikha Sigil, artista y diseñador de moda autodidacta. Su filosofía es la misma que la del rapero Didier Awadi o la de Barkinado Bocoum, artista que rechazó una beca de dos años en París porque apostó por quedarse en su tierra y ahora su trabajo es reconocido a nivel internacional. "Quieren venir a Europa a enseñar su trabajo y luego volver a su país, pero no tener que estar sufriendo para acabar en el eslabón último de la economía de un país europeo", asegura Casado.

Akiyaya contrapone historias de éxito en África con las duras condiciones de vida que un inmigrante sufre en Europa hasta el extremo de la preocupación que le supone a un hombre el hecho de que una máquina de billetes de autobús se haya tragado 50 céntimos. "No tengo trabajo", se lamenta en el documental. Los problemas, por otra parte, no son solo económicos. "Hay gente que sale de su país bien preparada y llega a una realidad en la que, a lo mejor, tienen que ponerse a recoger fresas en el campo después de haber estudiado durante años", describe la actriz y bloguera senegalesa Bella Agossu, que reside en Barcelona. "Para esta o para cualquier otra persona del planeta es una situación muy frustrante".


Un momento del rodaje del documental. / CAD PRODUCTIONS

La cinta también ofrece una visión antropológica en el fenómeno de la inmigración de sur a norte y trata de responder algunos interrogantes, como la razón por la que un africano no vuelve a casa cuando le van mal las cosas. Suele ocurrir que la familia tiene una visión muy distorsionada de la vida de su pariente en Europa. "Volver sin dinero significa que has fracasado frente a la comunidad. Vuelven al origen, donde sus familiares y amigos tienen problemas que ellos [los retornados] no han ayudado a resolver", explica Lola López,investigadora del Centro de Estudios Africanos e Interculturales (CEA).

El documental fue rodado en 2011 pero su estreno se ha retrasado porque la crisis provocó que el debate sobre África y la inmigración disminuyera, pero este 2014 se ha comenzado a presentar en varios festivales de cine, por los que circulará hasta finales de año. De momento se ha proyectado en la Facultad de Comunicación de La Blanquerna, en Barcelona, y en la III Mostra de Cinema Africà de la misma ciudad. En septiembre, estará en el Festival de Cine Invisible Film Sozialak, en Bilbao. Cuando el circuito finalice, se dará acceso gratuito a la cinta completa a través de Internet.





Información obtenida de AQUÍ

domingo, 16 de marzo de 2014

El hombre que amaba a los perros'









(Notas espontáneas, del tirón y sin repasar. Disculpen los errores y las erratas, pero no quiero que pierdan la frescura con que fueron escritas)






Esta mañana no podía entrar en este mi Blog. Por cuestiones técnicas, llevaba fuera de servicio desde la madrugada.






Me sentía raro, extraño, no pudiendo entrar en él. Como cuando te olvidas las llaves de tu casa y te ves en la puerta, impotente, expulsado de ti mismo.






Es en momentos como ése cuando aprecias la importancia que ha adquirido algo tan poco real, tan virtual, tan etéreo, tan extraño, tan raro, a nada que lo pensemos.






Anoche me acosté temprano así que hoy madrugué. No me extraña, con la que estaba cayendo. Relámpagos, truenos y una manta de agua que se podía cortar con un cuchillo. Subí la persiana, corrí el panel japonés que tengo en mi dormitorio, a modo de cortina, y volví a la cama, a ver llover. A escuchar la tormenta. A leer “El hombre que amaba a los perros”. Volví al lecho para soñar despierto. Para dormir entre planes, deseos, añoranzas, melancolías y todos esos flashes que el cerebro produce cuando estás entre la vigilia y la duermevela.




Quería escribir de todo ello, pero no tenía a acceso a este “Pateando el mundo”. Están el Twitter y el Facebook, claro. Pero no es lo mismo.






Me levanté y, a las 9.25 estaba en la peluquería. Diluviaba. La lluvia como tema de conversación. La lluvia como espectáculo, después, desayunando, todos mirando llover desde las cristaleras, que retumbaban con cada trueno, mientras la luz amagaba con irse tras cada relámpago.






Volví a casa, pero seguía fuera, expulsado de mi propio mundo. Leía la nueva tragedia que ha matado a varios inmigrantes, tragados por las aguas del Mediterráneo. ¿Qué mas decir sobre ese pozo sin fondo al que llamamos “el drama de la inmigración”? ¿Qué más palabras usar? ¿Qué imágenes buscar?






La mañana seguía avanzando. Vimos a los Lakers perder, de nuevo. ¡Vaya racha, entre el Real Madrid y los angelinos! ¿Se puede compatibilizar el drama de la inmigración con ver baloncesto? Leemos a Sami Nair, en El País, siempre esencial. Hablando sobre el tema, precisamente. Y a Emma Bonino y Javier Solana.






Otros amigos blogueros sí tienen las puertas abiertas de sus moradas virtuales. Y nos permiten entrar en ellas, refugiarnos de la tormenta, mientras encontramos las llaves de nuestra casa. Rigoletto, por ejemplo.






Leemos más. Leemos a Vila Matas y a Muñoz Molina. Cada uno de sus artículos es necesario. Imprescindible. No sólo por lo que cuentan, sino por la cantidad de pistas que ponen en nuestro camino, para descubrir nuevos autores, libros, cineastas, artistas, museos, cuadros y exposiciones. De lo nuevo de Herzog (yo de mayor, quiero ser él) a un tal Schwob: “Malas lenguas comentaban que era un hombre muy móvil, pues se le veía por un instante de una forma, peo en seguida pasaba a ser distinto, visible y diferente desde otro ángulo y otro lado, y así iba moviéndose sin parar, hasta que doblaba cualquier esquina”.






Herzog y su némesis/alter ego, Klaus Kinski






Lo anoto. Junto a la reseña de “La vida en espiral”, la nueva novela negra del senegalés Abasse Ndione, cuya anterior “Ramata” tanto nos gustó, aunque al final se le fuera la pinza. Senegal… ¡menos mal que nos queda el Senegal! Antes era una anécdota, ese comentario. Ahora es una afirmación, cargada de sentido, lógica y necesidad. ¡Menos mal!














En cualquier otra ocasión, no habría hablado de nada de esto. Hubiese mandado esos artículos a personas concretas y determinadas, por e-mail, sabiendo que les gustaría y les interesaría. Igual que das los buenos días, de forma genérica, a todo el mundo, pero de forma sentida y especial, de forma privada, a quiénes más te apetece y deseas.






Al volver de la calle, se me ocurrió la idea para uno de esos cuentos recurrentes que tanto nos gustan: las adaptaciones del clásico de Monterroso a nuestra vida cotidiana. Pero no lo podía bloguear. ¡Porque estaba fuera!






El cuento sería algo así como:




“Cuando subió en el ascensor, su olor todavía estaba allí”.






¿De qué sirve, escribir, si nadie te va a leer?






Y me acordé de otro recortico que tenía en el despacho, y que encontré la otra tarde, cuando hacía limpieza de papeles y trataba de poner un poco de orden en el caos que me rodea.






Era de Tolstoi. Y decía: “Escribir no es difícil, lo difícil es no escribir”. ¡Y tanto! Tantas veces cogía el móvil, para escribir, un SMS, un e-mail, cuantas lo soltaba y lo apartaba de mí. Porque lo difícil, efectivamente, es no escribir.






Voy a la nevera. Me gusta el agua fresca. Pero tengo una botella, ya vieja, cuya agua sabe a plástico. ¡Qué asco! No hay nada más repugnante que el agua mala. O sí. Peor es no tener agua que beber, claro. Pero eso, ni se nos plantea. Vacío y tiro la botella. No es problema.






Tengo ganas de escribir. Tengo dos cuentos, en la cabeza. Y aún no he tenido tiempo ni oportunidad de sentarme, con calma, con ganas, a escribirlos.






Pero hay que correr. Y, esta tarde, hay que ir a la Feria del Libro. Que viene nuestro querido Alfonso Mateo Sagasta, a presentar su excepcional“Caminarás con el sol”. ¡Hay que estar con él! Con sumo gusto.










Me llama un amigo por teléfono. Sé que piensa que estoy dolido por un tema. Y hace lo imposible por transmitir confianza, serenidad y buen rollo. Por tender puentes. Él no sabe que no me hace falta, pero se lo agradezco igualmente.






Cuento todo esto porque, por unas horas, no lo podía contar. Si hubiera podido hacerlo, si no hubiera estado fuera, expulsado de mi propia dimensión virtual, ¡todo esto que os habríais ahorrado!






Seguramente sí habría compartido una pregunta. Aunque seguramente no habría sido hoy:




- ¿Dónde estáis, vosotras?






Pero ahora todo está bien. Podemos entrar, nuevo. ¡Estamos dentro!






Y la vida sigue.


Jesús surrealista Lens.


Información obtenida de AQUÍ

miércoles, 5 de marzo de 2014

La supervivencia

Una treintena de vidas se cruzan en 'Entreparadas', un documental sobre discapacidad que recorrerá cineclubes gallegos



Una treintena de vidas se cruzan en 'Entreparadas', un documental sobre  discapacidad que recorrerá cineclubes gallegos

El impulsor del proyecto es el Policía local de Ourense Máximo Cid, desde la Asociación de Prevención de Accidentes de Tráfico (PAT), que ha explicado a Europa Press que "nada" sería posible "sin la complicidad total de los maestros teatrales de Sarabela, del grupo musical Sonoro Maxín, de un empresario de gasolineras que se encargó de traer la comida a las sesiones teatrales y de otro que facilitó espacio para encuentros", entre otros.
El propietario de la estación de servicio Stop, Fernando Gabián, ha relatado cómo los once empleados de la empresa "se peleaban por apuntarse" para llevar el servicio de catering a las 16 personas de Ourense, Guinea y Senegal que durante un año se convirtieron en actores de la mano de Elena Seijo y finalmente en una "gran familia" según la definieron varios de ellos.
"Les parecía una lección de vida y superación lo que veían en aquel espacio teatral donde una persona casi ciega y de Guinea, otra con parálisis cerebral, otra senegalesa y con otras discapacidades, y así hasta 16 personas, trabajaban juntas para representar cuatro obras en los autobuses de la ciudad pero en realidad, transmitían entusiasmo", ha destacado.
El documental 'Entreparadas' tuvo preestreno en el teatro Principal de Ourense, estreno en el evento Cineuropa de Santiago de Compostela y su primer premio en el sexto festival de Discapacidad de Collado-Villalba, en Madrid, pero desde su grabación los protagonistas buscan excusas para reencontrarse y la última fue el 80 cumpleaños de Pepe Pérez Coya, un jubilado de Renfe, que coincidió con el de otra protagonista y con la primera proyección del documental en la red de cineclubes gallegos, en el de O Carballiño.
En la película se van entrecruzando vidas en momentos comunes pero también privados, como los de Felisa, la joven veinteañera de Guinea, casi ciega, que estudia Derecho en el campus de Ourense y tras aceptar participar en el proyecto se estrenó como escaladora en una sesión que recoge el documental, o los de José, campeón paralímpico durante varias ediciones de Boccia, afectado por una parálisis cerebral producida por la falta de oxígeno "durante un parto natural que debió ser cesárea pero se retrasó por la indecisión de un médico", según relata él mismo.
El documental incluye los momentos de estudio por el método Braille y con tecnologías adaptadas de Felisa, algún entrenamiento de José y las nuevas experiencias abordadas por todos los protagonistas durante el rodaje, como la obtención del carné de conducir de José, el aprendizaje de acordeón de Pepe Pérez, y las dificultades de cada uno de los 16 protagonistas para [...]

Internos del CIE de Aluche presentan una queja contra los vuelos de deportación





Feb 25, 2014 



En algunos vuelos se incluyó a personas que no eran del país de destinoEn el mismo documento se pone de manifiesto que el pasado 13 de febrero se produjeron vuelos de deportación a Senegal y Marruecos, así como una deportación a Nigeria "en la que se incluyó a personas que no procedían de este país".
Asimismo, señala que el 20 de febrero fue deportado un grupo de ciudadanos marroquíes, algunos de los cuales "ni siquiera sabían que iban a volar a pesar de la obligación legal de que las expulsiones sean notificadas con 12 horas de antelación".
En este sentido, la Campaña Estatal contra los Centros de Internamiento de Extranjeros advierte de que este martes el Gobierno ha fletado un nuevo vuelo de deportación que saldrá del Aeropuerto de Barajas con destino a Bogotá (Colombia) haciendo "otras escalas", en Latinoamérica, como en Santo Domingo (República Dominicana).
El Ministerio del Interior fletó en 2012 un total de 153 vuelos de repatriación de inmigrantesa través de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras y otros 13 en colaboración con la Agencia Europea de control de las fronteras exteriores (FRONTEX), con los que se logró la expulsión de 3.251 extranjeros.
Así lo recogía el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (Defensor del Pueblo)en su informe anual correspondiente a 2012, con datos de la Dirección General de la Policía. El trabajo explica que se fletaron 13 vuelos en colaboración con FRONTEX [...]



Más información AQUI

lunes, 3 de marzo de 2014

Un nuevo hogar español para los chimpancés de Senegal












Tras siete años de esfuerzos, el sueño de Ferran Guallar, presidente del Instituto Jane Goodall España, se ha hecho realidad con la creación de un nuevo hogar para el cuidado de los chimpancés en Senegal.


La célebre primatóloga británica Jane Goodall, premio Príncipe de Asturias 2003, acaba de inaugurar oficialmente la Estación Biológica 'Fouta Jallon', el primer centro de investigación aplicada a la conservación del amenazado chimpancé del África del Oeste (Pan troglodytes verus).


Fue en el año 2007 cuando Ferran Guallar se dio cuenta de la necesidad de una estación biológica que permitiese no solo estudiar a este primate, sino también el hábitat en el que vive para evitar su desaparición.


Guallar tardó dos años en conseguir financiación privada. Una partida económica que aportaron, entre otros, la Fundación Biodiversidad, la Universidad de Alicante y la Fundación del Zoo de Barcelona. En total, un equipo de 20 científicos españoles, ayudados por otros investigadores que residen en Senegal, han podido estudiar la situación del chimpancé y buscar un modelo de gestión que permita su conservación.


La situación actual del chimpancé es preocupante debido a las duras condiciones en las que vive, asegura Guallar a EL MUNDO en conversación telefónica. «Se ha tenido que adaptar a lugares donde la lluvia es escasa, como ocurre en el sureste de Senegal, situado en la frontera con Guinea», explica. Pero la falta de agua no es el único factor que está destruyendo su hábitat. El área en el que vive está viéndose mermada por la agricultura, la construcción de carreteras y la degradación de los bosques, según denuncia el promotor de este proyecto, que advierte que estos primates están siendo condenados a vivir en zonas secas. «El territorio está siendo sobreexplotado», añade.
'Corredores ecológicos' para recuperar la especie


El chimpancé del África del Oeste se encuentra en Senegal, Guinea, y en menor medida, en Sierra Leona y Liberia. Según la clasificación que realiza la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) se trata de una subespecie en peligro de extinción. «No solo los chimpancés de Senegal están en mal estado, sino también los de Guinea», cuenta Guallar. Ahora, desde la recién inaugurada Estación Biológica Fouta Jallon y gracias a que los chimpancés de Senegal están cerca de Guinea, se pretender mantener los llamados 'corredores ecológicos', un elemento deconexión natural entre las zonas de Senegal y Guinea que permitirán a los primates vivir en zonas menos austeras y recuperar la población existente en el primer país.


«Intentamos mantener los tramos de bosques y acuíferos y regenerar los que ya existen. También tratamos de proteger zonas naturales como la Reserva Natural Comunitaria de Dindefelo [situado al sureste de Senegal]», enumera el presidente español del Instituto Jane Goodall. Su principal objetivo en la actualidad es ampliar las áreas de protección más allá de la frontera y crear en Guinea una reserva transfronteriza que permita ayudar no sólo a los chimpancés, sino atajar la pobreza que sufren los habitantes de estas zonas.


Los chimpancés son animales muy importantes para el ecosistema pues son un indicador del estado de los recursos naturales; es decir, cuando estos primates no están en buen estado se debe a que en su hábitat hay deforestación, cultivos de tierra e incendios que ponen al descubierto los recursos de agua superficiales, que acaban evaporándose y ocasionando sequías, señala Guallar. «Ahora llueve cada vez menos. Hemos notado que baja el nivel del agua en los pozos», afirma. El primatólogo se muestra convencido de que la escasez del agua en esta área se debe a la degradación de los territorios y no está vinculada al fenómeno del cambio climático.




Jane Goodall acompaña de su equipo. IJG


Son ambiciosos los objetivos del presidente del Instituto Jane Goodall España, creado en el año 2006, pues quiere convertir la Estación Biológica 'Fouta Jallon', en un centro de referencia mundial para la conservación tanto de este primate como de otras especies de animales y vegetales. Además, desea que este centro, situado en la Reserva Natural Comunitaria de Dindefelo, al sureste de Senegal, sea un punto de referencia para la biología, la botánica, la ecología y también para la antropología y economía sostenible.


«Estamos hablando de temas relacionados con actividades humanas para entender qué efecto tienen en los recursos y cómo pueden buscar alternativas y no sobreexplotar su territorio», concluye Ferran.



Información obtenida de AQUI

domingo, 2 de marzo de 2014

Rio Senegal



Gracias anónimo por aportar este comentario, es bueno para la página que vosotros aporteís vuestras ideas y mas ahora que ya puedo seguir publicando.











Anónimo ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Río Senegal":


Lo más característico de Senegal es el turismo sexual y específicamente el turismo sexual femenino. Una cantidad muy elevada de los hombres que prestan servicios de cualquier tipo que tengan alguna relación con el turismo se prostituyen. El crecimiento del turismo sexual femenino está transformando costumbres y dañando gravemente la posibilidad de desarrollo turístico normal, pues la presión sobre cualquier mujer blanca es tan grande que aquellas mujeres o familias que no han viajado a Senegal buscando sexo resultan desalentadas. Sucede con excesiva frecuencia que a una mujer que simplemente se ha separado unos metros de su marido la aborden ofreciéndole acompañamiento masculino. Cuando la mujer no va acompañada por hombres el acoso puede ser agobiante, aunque en unas zonas más que en otras. Son circunstancias de las que conviene estar informado.



Publicar de nuevo





Hola amigos, he estado abandonandome y abandonando la página también , espero no me lo tengaís en cuenta.
Prometo empezar a publicar otra vez más entradas y con más fuerza si es posible.
Un abrazo.











Mas información , AQUÍ

Vuelve a Senegal un niño de 10 años operado en España


Tenerife estrena a finales de marzo una nueva conexión directa con Dakar





MÁLAGA, 24 (EUROPA PRESS)


Barry, un niño senegalés de 10 años que residía en Málaga desde 2009 y fue intervenido en España al padecer una extrofia vesical, ha regresado a su país de nacimiento, según ha informado la Fundación Tierra de Hombres-España.


Desde su llegada a España en 2009, Barry ha sido intervenido de su enfermedad en el Hospital Universitario La Paz de Madrid, aunque vivía en la capital malagueña con su familia de acogida.


Regresó a Málaga en junio de 2013 tras sufrir varias infecciones y diagnosticarle litiasis vesicular, dolencia de la que, finalmente, ocho meses después, se ha recuperado, han señalado en un comunicado desde esta fundación.


Tierra de Hombres-España ha agradecido la colaboración de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, a través de su Delegación Territorial en Málaga, y, en especial, a los profesionales sanitarios de Pediatría del Hospital Materno Infantil de Málaga por su trabajo altruista.


El programa 'Viaje hacia la vida', a través del cual se ha hecho posible el tratamiento y las intervenciones de Barry, facilita el traslado a España de niños procedentes de países africanos con un bajo índice de desarrollo para ser intervenidos de diferentes patologías por carecer en sus lugares de origen de infraestructuras sanitarias especializadas.


sábado, 22 de junio de 2013

Río Senegal





Río Senegal
Cascadas Gouina (500 m de ancho y 16 m de caída)
Ubicación geográfica
Cuenca hidrográfica Río Senegal
Nacimiento Confluencia del río Bafing (500 km) y el río Bakoye (400 km)
Desembocadura Océano Atlántico
Ubicación administrativa
País(es) Malí
Guinea (las fuentes)
Dimensiones
Longitud Sólo, 1 290 km
con el Bafing 1 790 km
Superficie de la cuenca 337 000 km²
Caudal medio 640 /s
Altitud Nacimiento: n/d m
Desembocadura: 0 m
Mapa de localización

Cuenca del río Senegal y principales afluentes


El río Senegal es un río de África Occidental de régimen tropical, de unos 1 790 km de largo con su cabecera (que nace en Guinea, en la meseta de Fouta Djalon, con el nombre de río Bafing). Después de unirse el Bafing con el río Baoulé, es cuando recibe ya el nombre de Senegal, el río discurre en dirección noreste y luego forma en su largo tramo final la frontera entre Mauritania y Senegal. Desemboca en elocéano Atlántico, junto a la ciudad de Saint Louis, formando un delta irregular con numerosas marismas e islas. Solo es navegable en su curso bajo ya que presenta rápidos en su curso alto.


Índice [ocultar

Historia[editar]

La existencia del río Senegal era conocida por las civilizaciones mediterráneas tempranas. Plinio el Viejo lo llamó Bambotus (a partir de la palabra fenicia, behemoth, que significa «hipopótamo»)1 y Claudio Ptolomeo Nias. Fue visitado por el cartaginés Hannón el Navegantealrededor del año 450 a.C. en su navegación desde Cartago, pasando a través de las columnas de Hércules hasta Theon Ochema (el monte Camerún), en el golfo de Guinea. Hubo comercio en la región procedente del Mediterráneo hasta la destrucción de Cartago y su red de comercio con el África occidental en el año 146 a.C.
Fuentes árabes[editar]
El Nilo Occidental (río Senegal-Niger) según al-Bakri (1068)

En la Alta Edad Media (ca.800 d.C.,), la región del río Senegal restableció el contacto con el mundo mediterráneo con el establecimiento de la ruta de comercio transahariano entre Marruecos y el Imperio de Ghana. Geógrafos árabes, como al-Masudi de Bagdad (957), al-Bakri de España (1068) y al-Idrisi de Sicilia (1154), proporcionaron algunas de las primeras descripciones del río Senegal.2 Los primeros geógrafos árabes creían que el alto río Senegal y la parte superior del río Níger estaban conectadas entre sí, formando un solo río que fluiría de este a oeste, lo que ellos llamaban el «Nilo occidental» o el «Nilo de los negros».3 Se pensaba que o bien era una rama occidental del río Nilo o bien que manaría de la misma fuente (que se conjeturó en varias ocasiones serian algunos de los grandes lagos interiores de las montañas de la Luna, o el Ghir de Ptolomeo o Gihon, la corriente de Guijón bíblico).4

Los geógrafos árabes Abd al-Hassan Ali ibn Omar (1230), Ibn Said al-Maghribi (1274) y Abulfeda (1331), rotularon el Senegal como «Nilo de Ghana» (Nil Gana o Nili Ganah).5

A medida que el río Senegal se adentraba en el corazón del imperio de Ghana, productor de oro, y más tarde, del Imperio de Malí, los comerciantes transahararianos dieron al Senegal su famoso apodo como «río de Oro». Las historias transahararianas sobre ese «río de Oro» llegaron a oídos de los comerciantes del Mediterráneo que frecuentaban los puertos de Marruecos y el señuelo fue irresistible. Los historiadores árabes informan al menos de tres expediciones marítimas separadas árabes —la última organizada por un grupo de ocho mughrarin(errantes) de Lisboa (antes de 1147)— que trataron de navegar descendiendo la costa atlántica, posiblemente en un esfuerzo por encontrar la desembocadura del Senegal.6
Representación cartográfica[editar]
Nilo Occidental (río Senegal-Niger) segúnMuhammad al-Idrisi (1154)

A partir de la leyendas clásicas y de las fuentes árabes, el "río de Oro" encontró su camino en los mapas europeos en el siglo XIV. En elmapamundi de Hereford (c.1300), hay un río rotulado «Nilus Fluvius» que corre paralelo a la costa de África, pero sin comunicación con el Atlántico (ya que termina en un lago). Se representa a unas hormigas gigantes desenterrando el polvo de oro de sus arenas, con la nota «Hic grandes formice auream serican arenas».7 En el mapamundi hecho por Pietro Vesconte para el atlas de Marino Sanuto, (c.1320), hay un río sin nombre procedente del interior de África y que desagua el océano Atlántico. El Atlas Medici-Laurentiano de 1351 muestra tanto el Nilo de Egipto como el Nilo occidental surgiendo de la misma cordillera interior, con una nota «Ilic coligitur aureaum».8 La carta portulana de Giovanni da Carignano (1310s-20s) tiene el río con la etiqueta, «iste fluuis exit de nilo ubi multum aurum repperitur».9

En los portulanos mucho mas precisos, que comienzan a partir de la carta de 1367 de Domenico y Francesco Pizzigano y presentes en 1375 en el Atlas catalán, la carta de 1413 de Mecia de Viladestes etc, el «Río de Oro» se representa (aunque sólo sea especulativamente), desembocando en el océano Atlántico en algún lugar al sur del cabo Bojador. La leyenda del cabo Bojador como un terrible obstáculo, el «cabo de no retorno» para los navegantes europeos, surgió casi al mismo tiempo (posiblemente alentada por los comerciantes transaharianos que no querían ver su ruta terrestre disminuida por el mar).

El río es frecuentemente representado con una gran isla en mitad del curso, la «Isla de Oro», mencionada por primera vez por al-Masudi, y llamada famosamente «Wangara» por al-Idrisi y «Palolus» en la carta de 1367 de los hermanos Pizzigani. Se conjetura que esta isla ribereña está, de hecho, en el distrito aurífero de Bambuk-Buré, que está prácticamente rodeado por todas partes por ríos: el Senegal, al norte; el río Falémé, al oeste; el río Bakhoy, hacia el este; y el río Níger y el río Tinkisso hacia el sur.10
Curso del «Río de Oro» (Senegal-Niger) en la carta portolana de 1413 de Mecia de Viladestes.

La carta portulana de 1413 de Viladestes da quizás la descripción más detallada del conocimiento europeo sobre el río Senegal antes de la década de 1440. Viladestes lo rotula como «Río de Oro» ("riu del or») y lo sitúa a considerable distancia al sur del cabo Bojador (buyeter) —de hecho, al sur de un misterioso «cap de abach» (posiblemente el cabo Timris). Hay extensas notas sobre la plenitud de marfil y oro en la zona, incluyendo una nota que dice:


Este río es llamado Wad al-Nil y también es apelado el río de Oro, una aquí puede obtener el oro de Palolus. Y sabemos que la mayor parte de los que viven aquí se ocupan recoger oro en las orillas del río que , en su desembocadura, es una legua de ancho, y la profundidad suficiente para el barco más grande del mundo "This river is called Wad al-Nil and also is called the River of Gold, for one can here obtain the gold of Palolus. And know that the greater part of those that live here occupy themselves collecting gold on the shores of the river which, at its mouth, is a league wide, and deep enough for the largest ship of the world.11


La galera de Jaume Ferrer se representa frente a la costa a la izquierda, con una breve nota acerca de su viaje de 1346. La isla redonda dorada en la desembocadura del río Senegal es la indicación (habitual en portulanos) de las barras de la boca del río o islas —en este caso, probablemente una referencia a la Langue de Barbarie o la isla de Saint-Louis). La primera ciudad, en la desembocadura del Senegal, se llama "isingan" (posiblemente el origen etimológico del término "Senegal"). Al este de eso, las formas Senegal una isla fluvial llamado "ínsula de bronquiolo" (Île à Morfil). En sus orillas se encuentra la ciudad de "tocoror" (Takrur). Sobre ella hay una representación de los almorávides en general Abu Bakr ibn Umar ("Rex Bubecar") en un camello. Más al este, a lo largo del río, es el asiento emperador (mansa) de Malí ("Rex Musa Meli", prob. Mansa Musa), con una pepita de oro. Su capital, "civitat musa meli" se muestra en las orillas del río, y el rango de emperador del imperio de Malí se sugiere por todas las banderas negras (una inscripción que señala "Este señor de los negros se llama Musa Melli, Señor de Guinea , el gran señor noble de estas partes por la abundancia del oro que se recoge en sus tierras ". [16] Curiosamente, hay un desafiante oro bannered ciudad al sur del río, con la etiqueta" tegezeut "(probablemente la Ta'adjast de al-Idrisi), y podría ser una referencia a ichoate Djenné.

Al este de Mali, el río forma un lago o «Isla de Oro» que se muestra aquí tachonado de pepitas de oro lavadas del río (esto es lo que los hermanos Pizzigani llamaron la isla de Palolus, y la mayoría de comentaristas toman para indicar los yacimientos de oro Bambuk-Buré). Está conectado por muchas corrientes con las meridionales montañas de oro (con el rótulo «montanies del lor», montañas Futa Djallon/Bambouk y montañas Loma de Sierra Leona). Es evidente que el río Senegal se transforma al este, sin romper, en el río Níger: las ciudades de «tenbuch» (Tombuctú), «geugeu» (Gao) y «mayna» (Niamey? o fuera de lugar Niani) se indican a lo largo del mismo único río. Al sur de ellas (apenas visible) están lo que parecen ser las ciudades deKukiya (en la costa oriental de la Isla de Oro), y al este de esta, probablemente Sokoto (llamada «Zogde» en el Atlas catalán) y mucho más al sureste, probablemente Kano.12

Al norte del Senegal-Níger hay diferentes oasis y estaciones de la ruta transahariana («Tutega» = Tijigja, «Anzica» = In-Zize, «Tegaza» = Taghaza, etc.) en dirección a la costa mediterránea. Hay una representación sin rotular de un hombre africano negro viajando en un camello desde «Uuegar» (prob. Hoggar) a la ciudad de "Organa" ("ciutat organa», diversamente identificada como Kanem o Ouargla o incluso una representación equivocada de Ghana - tiempo desaparecida, pero, por otro lado, contemporáneo con el representado Abu Bakr). Cerca se encuentra el rey árabe de aspecto ("Rex Organa") la celebración de una cimitarra. El Río de Oro tiene su origen en una isla circular, lo que parecen ser las montañas de la luna (aunque sin etiqueta aquí). De esta misma fuente también fluye hacia el norte del Nilo Blanco hacia Egipto, que forma la frontera entre los musulmanes "rey de Nubia" ("Rex Onubia", su rango representado por la media luna-en-oro banners) y el cristiano Preste Juan ("Preste Joha "), es decir, el emperador de Etiopía con el atuendo de un obispo cristiano (casualmente, esta es la primera representación visual del Preste Juan en una carta portulano).

Excepcionalmente, el mapa de Viladestes muestra otro río, al sur del Senegal, que es rotulado como «flumen gelica» (poss. angelica), que algunos han tomado como una representación del río Gambia. En el mapamundi de 1459 de Fra Mauro, elaborado medio siglo más tarde, después de que los portugueses ya hubiesen visitado el Senegal (aunque todavía tratando de respetar las fuentes clásicas), muestra dos ríos paralelos que van de este a oeste, ambos provienentes del mismo gran lago interior (que, Fra Mauro afirma, es también la misma fuente que el Nilo egipcio). Mauro nombra los dos ríos paralelos de manera diferente, llamando a uno «flumen Mas ("río Mas"), el otro, el «canal dal oro», y pone una nota que «Inne larena de questi do fiume se trova oro de paiola» ("En las arenas de estos dos ríos de oro 'Palola "circunstancias"), y más cerca del mar ", «Qui se racoce oro» ("Aquí se recoge oro"), y finalmente, en el costa, «Terra de Palmear» ("Land of Palms"). Cabe destacar que Fra Mauro sabía del error de los capitanes de Enrique el Navegante sobre el entrante Daklha, que Mauro cuidadosamente rotuló «Reodor» ("Rio de Ouro", Sahara occidental), distintamente del "Canal del Oro" (río Senegal).13



Contacto con los europeos[editar]

Los cristianos europeos pronto comenzaron a tratar de encontrar la ruta marítima a la desembocadura del Senegal. El primer esfuerzo conocido puede haber sido por los hermanos genovesesVandino y Ugolino Vivaldi, que se propusieron bajar por la costa en 1291 en un par de buques (nada más se supo de ellos). En 1346, el marino mallorquín, Jaume Ferrer partió en una galera con el objetivo explícito de encontrar el «Río de Oro» (Riu de l'Or), donde había escuchado que la mayoría de las personas a lo largo de sus costas se dedicaban a la recolección de oro y que el río era lo bastante ancho y profundo como para que entrasen en él incluso los barcos más grandes. Tampoco se supo nunca nada más de él. En 1402, después de establecer la primera colonia europea en las islas Canarias, los aventureros franco-normandos Jean de Béthencourt y Gadifer de la Salle partieron de inmediato a reconocer la costa africana, buscando en varias direcciones la desembocadura del Senegal.

El proyecto de encontrar el Senegal fue retomado en la década de 1420 por el príncipe portugués Enrique el Navegante, que invirtió mucho para llegar a él. En 1434, uno de sus capitanes, Gil Eanes, finalmente superó el cabo Bojador y volvió para contarlo. Enrique envió de inmediato una nueva misión en 1435, al mando de Gil Eanes y Afonso Gonçalves Baldaia. Bajando por la costa, dieron vuelta alrededor de la península de al-Dakhla, en el Sáhara Occidental, y emergieron en un entrante, que con emoción creyeron que era la desembocadura del Senegal. El nombre que erróneamente otorgaron a ese entrante, «Rio do Ouro», permaneceria hasta el siglo XX.

Al darse cuenta del error, Enrique continuó presionando a sus capitanes para que fuesen más abajo por la costa, y en 1445, el capitán portugués Nuno Tristão finalmente llegó a la Langue de Barbarie, donde dio cuenta del final del desierto y el comienzo de la línea de árboles, y el cambio de la población desde "leonado" Sanhaja bereberes a personas "negras" wolof. El mal tiempo o la falta de suministros impedido de hecho que Tristão llegase a la desembocadura del río Senegal, pero se apresuró a regresar a Portugal para reportar que había encontrado finalmente la "Tierra de los Negros" (Terra dos Negros), y que el "Nilo" seguramente estaría cerca. Poco después (posiblemente aún dentro de ese mismo año) otro capitán, Dinis Dias (a veces como Dinis Fernandes) fue el primer europeo conocido desde la antigüedad que finalmente llego a la desembocadura del río Senegal. Sin embargo, Dias no navegó río arriba, sino que se mantuvo navegando por la Costa Grande de la bahía de Dakar.

Al año siguiente, en 1446, la la flota portuguesa de captura de esclavos de Lançarote de Freitas llegó a la desembocadura del Senegal. Uno de sus capitanes, Estêvão Afonso, se ofreció a tomar una lancha para explorar río arriba para los asentamientos, convirtiéndose así en el primer europeo en entrar efectivamente en el río Senegal. No llegó muy lejos. Aventurarse a tierra en un punto a lo largo de la orilla del río, Alfonso trató de secuestrar a dos niños Wolof de la cabaña de un leñador. Pero se encontró con su padre, quien procedió a perseguir a los portugueses a su lanzamiento y les dio tal paliza que los exploradores renunciaron a ir más lejos, y se volvió hacia las carabelas de espera.14

En algún momento entre 1448 y 1455, el capitán portugués Lourenço Dias inició contactos comerciales regulares con el río Senegal, con los pequeños estados wolof de Waalo (cerca de la desembocadura del río Senegal) y Cayor (un poco por debajo de eso), pidiendo el intercambio de un negocio rentable de bienes del Mediterráneo (en particular, caballos) por oro y esclavos.15 El cronista Gomes Eanes de Zurara, escribiendo en 1453, todavía le llama el "río Nilo", pero Alvise Cadamosto, que escribió en la década de 1460, ya estaba llamándolo el «Senega» Plantilla:Sic, y se denota como «Rio do Çanagà» en los mapas portugueses más posteriores de la época.16 Cadamosto relata la leyenda de que tanto el Senegal como el Nilo egipcio eran ramas del bíblico río Gihón que mana del Jardín de Edén y fluye a través de Etiopía 17 También observa que el Senegal fue llamado "el Níger" por los antiguos -probablemente una referencia al legendario Ptolomeo 'Nigir' (debajo del Gir), que se identificó más tarde por León el Africano con el moderno del río Níger.18 Gran parte de la misma historia se repite por Marmol en 1573, con la nota adicional de que tanto el río Senegal y el río Gambia eran tributarios del río Níger. [24] Sin embargo, el atlas africano contemporáneo de cartógrafo veneciano Livio Sanuto, publicado en 1588, esboza el Senegal, el Níger y Gambia como tres ríos separados y paralelos.

El cronista portugués João de Barros (escribiendo en 1552) dice que el nombre original el río en el local wolof era «Ovedech» (que según una fuente, viene de "vi-Dekh", wolof por "este río").19 Un contemporáneo suyo, [Damião de Góis]] (1567) lo registra como «Sonedech» (de "sunu Dekh", wolof para "nuestro río").20 Escribiendo en 1573, el geógrafo español Luis del Marmol Carvajalafirma que los portugueses llamaron Zenega, los "Zeneges '( Berber Zenaga) lo llamó el Zenedec, los "Gelofes" (wolof) llaman a esto Dengueh, los "Tucorones" (Fula Toucouleur) la llamó Mayo, los "Çaragoles" (soninké sarakolé de Ngalam) la llamó Colle y más adelante (de nuevo, Marmol asumiendo Senegal estaba conectado con el Níger), el pueblo de Bagamo '(Bambara de Bamako?) la llamó Zimbala (Jimbala?) y el pueblo de Tombuctú llamó el Yça.21
La región de Senegambia, detalle del mapa de Guillaume Delisle (1707), que todavía asume que el Senegal está conectado con el Níger; esto sería corregido en ediciones posteriores del mapa de Delisle (1722, 1727), donde se mostraba terminando en un lago, al sur del Níger..



Geografía[editar]
El río en la ciudad de Saint Louis
«Cours du Sénégal, 1889»
La presa Manantali, en el río Bafing
El puente Faidherbe en la ciudad de Saint Louis

El río Senegal, como tal, se forma en las inmediaciones de la pequeña ciudad de Bafoulabé, en Malí, por la confluencia de dos ríos que descienden del macizo montañoso guineano situado al sur: por la izquierda, el río Bafing, de unos 500 km de longitud, y, por la derecha, el río Bakoye, de 400 km, engrandecido por su gran afluente el río Baoulé, que a su vez tiene unos 500 km. El Bafing, que proporciona la mitad del caudal del río Senegal, se considera como la rama madre.

A partir de Bafoulabé, el río Senegal fluye hacia el noroeste a través de la espectacular garganta Talari, cerca de Galougo, y sobre las cataratas Gouina. Pasado Kayes, donde recibe por la derecha al río Kolinbine, el río fluye más suavemente. Después de recibir, también por la derecha, al río Karakoro(310 km), continua su antiguo curso a lo largo de la frontera entre Malí y Mauritania, durante algunas decenas de kilómetros, hasta llegar a Bakel, donde recibe el principal de sus afluentes, el río Faleme(430 km), esta vez por la izquierda. El Faleme también tiene su origen en Guinea, y posteriormente forma durante un pequeño tramo la frontera Guinea-Malí para a continuación, en su mayor parte, ser frontera entre Senegal y Malí hasta Bakel.

El Senegal continua a través de las semi -áridas tierras del norte de Senegal, formando la frontera con Mauritania hasta llegar al Atlántico. EnKaedi recibe al río Gorgol, que llega desde Mauritania. Pasa por Bogue y luego alcanza Richard Toll, donde se le une por la izquierda el río Ferlo, procedente del lago de Guiers del interior de Senegal. Pasa a través de Rosso y, acercándose a la boca, alrededor de la isla senegalesa en la que está la ciudad de Saint Louis, la segunda ciudad en importancia de Senegal (171 263 hab. en 2007), se vuelva hacia el sur. Está separado del océano Atlántico por una delgada franja de arena, de unos 15 km de longitud, llamada la Lengua de Barbaria, antes de que pueda desaguar en el océano mismo. En el tramo final, cerca de la boca, está el Parque nacional de Aves de Yuy, en Senegal, y al otro lado del río y de la frontera, elParque nacional de Diawling, en Mauritania. Ya en la misma desembocadura se encuentra también el senegalés Parque nacional de la Lengua de Barberia.

El río tiene dos grandes presas a lo largo de su curso: la presa Manantali, en Malí, construida en el río Bafing entre 1981-87 como un embalse (lago Manatali, de 477 km² de superficie de agua); y la presa Maka-Diama en la frontera entre Mauritania y Senegal, cerca de la desembocadura al mar, que impide el acceso de agua salada río arriba, que antes de su construcción lograba llegar más de 150 km aguas arriba, lo que provocab la esterilización de los suelos de la vega cuando se inundaban.

La cuenca drena unos 337.000 km² y se extiende en cuatro estados. Hay tres regiones diferenciadas: la cuenca alta, hasta la ciudad senegalesa de Bakel, cerca de la frontera con Malí; el valle de Bakel, hasta Saint-Louis (816 km); y el propio delta.
Régimen hidrológico[editar]

Su régimen es muy irregular y depende totalmente de las precipitaciones del monzón. La cuenca del río pertenece en parte, de hecho, a la región del Sahel africano y, en consecuencia disfruta de un clima semi-árido con lluvias erráticas entre 300 y 1000 mm/año. Sólo la parte sur de la cuenca, la correspondiente al curso superior, cuenta con un clima tropical y, por tanto, recibe más precipitaciones, entre 1000 y 2000 mm/año, estando además un poco más uniformemente distribuidas en todo el año. El caudal medio interanual o módulo del río es de 640 m³/s en su boca, pero puede variar desde los 3 m³/s en periodo de estiaje hasta los 5000 m³/s en grandes crecidas. El periodo de aguas altas es de julio a noviembre, y los períodos de bajo nivel de aguas de marzo a junio. Durante los períodos de gran sequía, el flujo es tan bajo que a veces puede incluso vadearse el río.

Caudal medio mensual medido en la estación hidrológica de Dagana
(en m³/s, para una cuenca vertiente de 268000 km². Datos calculados para el período 1903-74)22

Navegabilidad[editar]
Niños bañándose en el río cerca de Kanel

Por lo general, el río Senegal es navegable en todas las estaciones en un tramo de 175 km desde su desembocadura hasta la pequeña ciudad dePodor (9.472 hab. en 2002) y en épocas de aguas altas, alrededor de tres meses al año, hasta Kayes, a 975 km de la boca.
Puesta en valor[editar]
El río en la aldea de Dramane (Malí, en la regiónKayes)
El río Senegal visto por el satélite Spot
Vista de satélite del lago Djoudj, en la desembocadura

En 1972, los estados ribereños del río Senegal (Malí, Mauritania y Senegal) se organizaron dentro de la OMVS (Organización para el Desarrollo del Río Senegal) (Organisation pour la mise en valeur du fleuve Sénégal) para mejorar la cuenca del río y el uso de sus recursos: energía, navegación, riego... En el año 2005, se incorporó Guinea.
Véase también[editar]
Notas[editar]

Pliny, Natural History, Lib. 5, Ch.1 (p.380)
A translation of al-Bakri's 1068 account is found in Levtzion & Hopkins, (2000, Corpus: (p.77). In French, see Monteil (1968). For an attempt to reconstruct the Senegal river's course from the accounts of al-Bakri and al-Idrisi, see Cooley (1841: p.52).
The term "Nile" seems to have been applied quite early to the Senegal. During the Arab conquest of North Africa in the 8th C.,Ifriqiyan commanders launched several expeditionary raids from theSous valley against the desert-dwelling nomadic Berbers of Western Sahara. There is a report from an Arab commander from the 750s who claims to have reached as far south as "the Nile" (i.e. the Senegal). See Hrbek (1992: p.308).
e.g. Leo Africanus, p.124
See R.H. Major (1868) Life of Prince Henry p.114
Véase Beazley (1899: p. xliv, lxxv)
Bevan and Phillott (1873: p.105.
Véase João de Andrade Corvo (1882) Roteiro de Lisboa a Goa por D. João de Castro, Lisboa. p.68n.
Winter (1962: p.18)
Delafosse (1912: v.1, p.55), Crone (1937: p.xv), Mauny (1961: p.302), Levtzion (1973: p.155). However, McIntosh (1981) suggests an alternative identification of this riverine "island" to be the Djennéarea, around the bend of the Niger.
"Aquest flum es apelat ued anil axi matex es apelat riu de lor per tal com si requyl lor de palola. Et scire debeatis quod major pars gentium in partibus istis habitantium sunt electi ad colligendum aurum ipso flumine, qui habet latitudinem unius legue et fondum pro majori nave mundi"
The inscription above Kano reads merely: "Africa es apelada la terca part del mon, per rao dun rey afer fill d'abrae, qui la senyorega, laquai partida comensa en les pars degipte al flum del cales, e finey en gutzolanes les pars hoccidentals e combren tota la barberia environant tôt lo mis jorn" (trans: "Africa is called the third part of the world, after King Afer, son of Abraham, who lorded over it, its beginning starts in the part of Egypt by the river of Cairo (Cales = adjective of Cairo) and the western part ends at Cape Non("gutzolanes"; Cape Non was called "Caput finis Gozolae" after the Gazzula Berbers of the western Sahara) and covers all of Barbary(land of the Bebers).
João de Andrade Corvo (1882: p.70)
Zurara (p.178-83), Barros (p.110-12)
Cadamosto suggest this was begun in 1450: "Five years before I went on this voyage, this river was discovered by three caravels belonging to Don Henry, which entered it, and their commanders settled peace and trade with the Moors; since which time ships have been sent to this place every year to trade with the natives." Cadamosto (Engl. 1811 trans., p. 220) The identification of Lourenço Dias as the opener of Portuguese trade on the Senegal River is suggested in a 1489 document. See Russell (2000:p.97n14).
Cadamosto (Engl. 1811 trans., (p.213). Giovanni Battista Ramusio, publisher of the 1550 Italian edition of Cadamosto's memoir, refers to the gold from the Senegal as oro tiber (p.107), thus leading some to imagine it was also customary to call the Senegal the Tiber River! In all likelihood, "Tiber Gold" was just a generic Italian reference to river-dug gold.
Cadamosto (p.220; Ital: p.111).
By confounding the Ptolemy's Greek 'Nigir' with the Latin word for "black", Leo Africanus assumed the "Nile of the Blacks" (i.e. Senegal-Niger of the Arab traders) must be the Nigir of the ancients. See Leo Africanus, (Ital: p.7, Eng: p.124
Barros, Décadas da Ásia (p.109). See also Bailot (1853: p.199).
See also A.M. de Castilho (1866) Descripção e roteiro da costa occidental de Africa, vol. 1, p.92.
Marmol (1573), Lib. VIII, ch.3. See also Phérotée de La Croix (1688: Ch. 2 p.406) and Cooley (1841: p.38)


Información obtenida de AQUÍ